<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=160269078105920&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Pensar como cliente contribuye al éxito del marketing de contenido

Jueves 08 de Abril 2021.
Tiempo de Lectura: 7 minutos.
Por Pixel506 (Avantica Authorized Partner)



Pensar como cliente puede ser la clave del éxito, especialmente cuando se trata de comprender cómo las intenciones del usuario (o cliente) afectan la manera en que este busca soluciones a problemas así como la forma en que utiliza un producto. Los buscadores se están enfocando en la intención del usuario y los especialistas en marketing de contenido están siguiendo su ejemplo. 

La intención del usuario y los buscadores

El SEO se concentra cada vez más en la intención del usuario. Los buscadores como Google ahora muestran resultados basados en lo que creen que el usuario quiere. Sin embargo, la intención del usuario - lo que el usuario busca cuando utiliza Google o Bing - no comienza ni termina con las palabras que introduce en la barra de búsqueda. Detrás de las palabras hay una intención. Un humano busca algo, existe una intención detrás de sus acciones, un resultado deseado. Pero la búsqueda no solo se relaciona con los buscadores como Google o Bing. 

Las organizaciones y negocios han comenzado a entender que la solución deseada de una búsqueda debería incorporar la experiencia completa que tiene el usuario con el producto. Pero lo que brinda la información detrás de los resultados que muestran los buscadores es el contenido. Y las personas responsables del marketing de contenido, aquellos que crean el contenido que los buscadores utilizan para encontrar la mejor opción para la persona que realiza la búsqueda, también deben considerar la intención del usuario cuando este busca una solución a un problema en el internet. 

Los negocios, sus equipos de marketing y redactores se preguntan lo mismo: ¿cuál es la intención detrás del uso? Un producto, ya sea un sitio web, una app o un dispositivo activado por voz, debe considerar la intención del usuario a la hora de interactuar con el producto para poder brindar la mejor experiencia posible. 

Para poder comprender esto un poco mejor, profundizaremos en cómo la intención del usuario está moldeando nuestras experiencias más allá de las búsquedas en línea.

Intención del usuario

¿Qué es la intención del usuario? Es el ‘por qué’ detrás de una acción y si podemos entender el por qué, la razón por la cual un usuario visita un sitio web, la razón por la cual utiliza un servicio o un producto, podremos satisfacer esa necesidad y brindar una mejor experiencia de usuario. 

¿Qué es el marketing de contenido?

El marketing de contenido es una estrategia de contenido digital que supervisa la creación, gestión y distribución de contenido en muchas formas, incluyendo contenido escrito, visual, auditivo y video a lo largo de varias plataformas como redes sociales, correo electrónico, ebooks descargables, etc. El marketing de contenido es, por lo general, la información con la que cuentan los buscadores cuando muestran los resultados de una búsqueda. Esto significa que la información de marketing a la que los usuarios tienen acceso debe hacer el intento de coincidir con la intención detrás de su búsqueda. Muchas veces las búsquedas son de naturaleza informativa. Las personas buscan respuestas a preguntas, soluciones a problemas. Por lo tanto, el contenido también debe coincidir con esto - el contenido debe ser informativo. Deberá brindarle algo a cambio al usuario por el tiempo que le dedica a la marca.

El marketing de contenido provee contenido que le brinda valor a los usuarios - no trata de realizar una venta directamente, es más bien una forma sútil de lograr el reconocimiento de la marca brindando información relevante. Al hacerlo con consistencia, se crea lealtad y se demuestra autoridad en ciertos temas.

Marketing de contenido y SEO

El marketing de contenido se relaciona a la optimización para buscadores (SEO por sus siglas en inglés). SEO es una forma orgánica de dirigir tráfico a un sitio web utilizando las búsquedas que realizan los usuarios. Para que el contenido se muestre entre los primeros resultados del buscador, este debe ser consistente, debe cumplir con el criterio de la intención del usuario y debe utilizar palabras clave. Además, entre más popular sea un blog o sitio web, mejor será su posicionamiento. Al final, esto se convierte en una fuente gratis de marketing digital que puede alcanzar grandes audiencias, haciéndola muy valiosa. Esta es una de las principales razones por las que los negocios invierten tiempo y esfuerzo en estrategias de marketing de contenido. 

La intención del usuario y las estrategias de marketing de contenido

¿Cómo trabajan juntos la intención del usuario y el marketing de contenido? Del mismo modo que un usuario trata de resolver un problema utilizando un producto, el marketing de contenido es un tipo de resolución de problemas que hace que sea fácil que los usuarios encuentren un producto, marca o servicio. En esencia, ambos la intención del usuario y la estrategia de marketing de contenido trabajan para alcanzar el mismo objetivo final: resolver el problema del usuario o, dicho de otro modo, satisfacer su intención. Trabajan para conectar el usuario con una marca. 

Realizar compras en línea, así como buscar información, generan páginas y páginas de resultados hasta para la consulta más simple. Si el proceso de encontrar la información correcta en un sitio web o una app requiere demasiado esfuerzo, es fácil cambiar de sitio o de proveedor. Si un usuario no encuentra lo que busca inmediatamente, lo más probable es que busque en otra parte. La intención del usuario se debe satisfacer fácilmente. Es por eso que los expertos en contenido toman en consideración la intención; su trabajo consiste en brindar las mejores respuestas con claridad y rapidez. El contenido con el que interactúan los usuarios también debe crear la impresión de que la marca es la mejor opción para satisfacer sus necesidades y resolver su problema. 

Cómo escribir buen contenido

Un buen contenido implica un mapa de viaje del cliente que es fácil de seguir, brindando un acceso fácil a cantidades ‘digeribles’ de información de manera lógica y organizada. Las infografías, por ejemplo, son una forma popular de explicar temas complejos y grandes cantidades de información en un formato rápido y digerible. 

Además, el contenido que cumple con su función de generar conversiones y lealtad lo hará en una forma que le permite al usuario identificarse con un producto y una marca. Los usuarios verán la marca como una extensión de ellos mismos, como si compartiera sus mismos valores, y como una herramienta que le permite resolver un problema.

Satisfacer la intención del usuario no es algo exclusivo del contenido de un sitio. Incluye el diseño de un sitio o app o cualquier otro tipo de producto con una distribución intuitiva, una paleta de color, tipografías, fotografías y un sistema de pago que se alinean para ayudarle al usuario a cumplir su intención de una forma fácil y agradable. Hasta escoger el nombre del producto es una tarea del creador de contenido. La creación de buen contenido comienza con la intención del usuario y trabaja hacia atrás para descubrir la solución y el resultado deseado que llevaron al usuario a buscar en el internet en primer lugar. Con esta solución en mente, se crea el mejor contenido. 

Igual que el diseño, el contenido no debe comenzar con el producto en sí, sino con el cliente que utiliza el producto y su intención al usarlo. ¿Por qué querría alguien interactuar con este producto o esta interfaz? ¿Cuál es el problema que solucionará? Una vez que esto queda claro, la experiencia de contenido del producto se puede crear en la forma más práctica para el usuario y para los buscadores. Los botones de ‘llamado a la acción’ se vuelven útiles cuando existe una comprensión tácita entre el usuario y el creador del contenido de que el objetivo es brindar asistencia con el proceso de venta. No es vender solo por el hecho de vender.

Si el marketing de contenido y los creadores de contenido pueden ayudar a resolver los problemas de los usuarios al brindarles información fácil y rápida, entonces estarán contribuyendo a la creación de una solución. Esto, a su vez, significa que los clientes satisfechos se convertirán en clientes recurrentes y el negocio alcanzará un retorno de inversión.

En resumen

A medida que el acceso a la información por medio de internet y los buscadores evoluciona, haciendo más fácil que el usuario encuentre lo que busca, el contenido deberá seguirle el paso para satisfacer la intención de los usuarios. El enfoque en la intención del usuario está creando una apertura para que los especialistas en marketing digital y los creadores de contenido logren una mejor conexión con los usuarios al brindar respuestas a sus consultas y problemas. 

idea

Puntos Clave

  1. La intención del usuario es el ‘por qué’ detrás de una acción.
  2. El marketing de contenido es una estrategia de contenido digital que supervisa la creación, gestión y distribución de contenido en muchas formas, incluyendo contenido escrito, visual, auditivo y video a lo largo de varias plataformas como redes sociales, correo electrónico, ebooks descargables, etc.
  3. En esencia, ambos la intención del usuario y la estrategia de marketing de contenido trabajan para alcanzar el mismo objetivo final: resolver el problema del usuario o, dicho de otro modo, satisfacer su intención.
  4. La creación de un producto exitoso debe comenzar por el final. Es decir, el contenido debe comenzar con el cliente que utiliza el producto y su intención al usarlo. La creación del contenido debe surgir de la intención del usuario.

 

Acerca de Avantica

En Avantica trabajamos como un socio de software que le ayuda a cumplir sus objetivos comerciales y dar solución a cada reto que se le presente. Ofrecemos equipos dedicados y buscamos constantemente las mejores metodologías para brindarle los mejores resultados.

Iniciemos un proyecto
ANTERIOR
Inteligencia artificial y desarrollo móvil
SIGUIENTE
El camino digital de la banca

¿Qué calificación merece este artículo?